• Actualidad Nacional
  • 03 de Nov, 2009

Las estaciones catalanas se preparan para abrir este mes

El calendario del esquí se ha adelantado en las últimas temporadas y este año son también varias las estaciones que lo tienen todo preparado para abrir sólo en un par de semanas si las condiciones climatológicas acompañan. Masella es de todos los complejos la más abierta a modificar este calendario –hace unos años casi todas las estaciones esperaban al puente de la Purísima para estrenar la temporada– y desde el complejo de Girona se anuncia que abrirán puertas con la primera nevada que permita poner en marchas las pistas.

En el Pirineo aragonés también se han propuesto ser madrugadores y la empresa Aramon anuncia que en Formigal –una de las estaciones estrellas de este holding de la nieve– a punto para abrir el 15 de noviembre. Baqueira Beret se ha marcado como fecha de apertura el próximo 28 de noviembre –la temporada pasada la nieve caída a mediados de noviembre le permitió abrir el día 22– y las dos grandes estaciones de Andorra (Grandvalira y Vallnord) también han anunciado que si pueden abrir a finales de este mes no esperaran a diciembre.

En el caso de Boí-Taüll y los dos complejos del Pallars Sobirà –Espot Esquí y Port Ainè– no se detecta tanta prisa por estrenar la temporada y los responsables de esas estaciones prevén abrir puertas el puente de la Purísima (entre el 6 y 8 de diciembre).

El estreno tan temprano de la campaña de nieve es un fenómeno reciente y posible gracias a las inversiones hechas en todas las estaciones de los Pirineos en sistemas de fabricación de nieve artificial. El esquí siempre había iniciado las temporadas pasada la Navidad, pero con el puente de la Constitución esa apertura se avanzó a la primera semana de diciembre. Ese periodo festivo sigue siendo, a pesar de que algunas estaciones adelanten el estreno de la temporada, el que marca el arranque de la campaña, ya que si hay nieve las estaciones tienen casi asegurado el lleno.

La anunciada llegada de este último un frente frío es ahora mismo la mejor noticia que pueden recibir los responsables de las estaciones, optimistas en sus previsiones después de la excelente temporada del año pasado, con nieve en abundancia y menos deserciones de las esperadas por la crisis económica.

Pero como la situación sigue siendo delicada, las estaciones han optado por contenerse también en los precios esta temporada que está a punto de arrancar. Por ejemplo, el complejo de Baqueira Beret (que la última campaña tuvo 812.000 visitas) no sube ni un céntimo el precio del forfait –respecto al coste del año pasado– una medida que cabría calificar de histórica.

La estación de Masella también se ha apretado el cinturón a la hora de marcar las tarifas de este año, con subidas de sólo cincuenta céntimos. Se han inventado, además, diferentes paquetes dirigidos a universitarios y familias (eso lo hacen también el resto de estaciones) que esta temporada saldrán más baratos que la del año pasado.

Boí-Taüll, la estación de la Alta Ribagorça, es la que se estrena con una mayor rebaja respecto a los precios del pasado año, ya que el forfait de temporada baja saldrá cinco euros más barato. Pasa de los 34 a los 29 euros. Este abono no vale, sin embargo, para las fiestas de la Purísima y Navidad, ni para los fines de semana de enero y febrero. En este caso el forfait se venderá a 35 euros, frente a los 34 que costaba el año pasado.
 

www.lavanaguardia.es

 

Si quieres compartir...