• Actualidad Nacional
  • 30 de Oct, 2009

Valencia se suma a las comunidades restrictivas en la reforma comercial

Las comunidades autónomas están apurando el plazo para implementar la Directiva europea de Servicios, más conocida como Bolkestein, en materia de regulación de la apertura de establecimientos comerciales. Entre las más recientes, la Comunidad Valenciana, que ha aprovechado la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de 2010 para introducir unas modificaciones en su Ley de Comercio. Esta región se sitúa en una línea algo restrictiva, aunque sin llegar a los niveles de comunidades como Cataluña, Baleares o el País Vasco.

En concreto, el Anteproyecto de Ley señala que, �con carácter general, la apertura de establecimientos no estará sujeta a régimen de autorización comercial�. Pero a ese carácter general se establecen excepciones amplias. Requiere autorización para los "establecimientos comerciales minoristas, individuales o colectivos, que tengan una superficie dedicada a la venta igual o superior a 2.500 metros cuadrados".

Esto se aplica sólo para las grandes poblaciones, ya que los establecimientos que se ubiquen en localidades que tengan menos de 40.000 habitantes necesitarán autorización autonómica si superan los 1.500 metros cuadrados.
Estas excepciones se justifican con la posibilidad que permite la directiva de establecer autorizaciones �por una razón imperiosa de interés general� (art.47). En el caso de las grandes superficies de las localidades pequeñas, se entendería que razones urbanísticas y medioambientales explicarían la necesidad de autorizaciones previas.

La inclusión en la Ley de Acompañamiento valenciana es una solución provisional, que permite a la región llegar a tiempo al plazo establecido por la directiva para su implementación, que termina en diciembre. Estos cambios deberían incluirse en una nueva Ley de Comercio que la comunidad tiene previsto que vea la luz a mediados del próximo año y de la que todavía no existe proyecto. La Conselleria de Industria y Comercio ha mostrado su intención de consensuarla con los colectivos implicados �representados en el Observatorio del Comercio�.

El anteproyecto ha pasado por el Comité Económico y Social (CES), que en su dictamen muestra cierta duda sobre si se ajusta o no a la directiva, señaló su vicepresidente, Rafael Montero. Por su parte, el dictamen de Consejo Jurídico Consultivo pide que se modifique la redacción, reforzando el que la autorización sólo debe responder a �necesidades imperiosas�, pero no varía nada más.

Reacción
El requisito de autorización estaría plenamente justificado en opinión de la asociación de supermercados valenciana (Asucova). También entiende que la norma facilitará los trámites para la apertura de supermercados, que a veces podían llevar más de un año. La agrupación de grandes superficies (Anged) todavía no tiene una postura oficial para el caso valenciano, aunque en el resto de las comunidades se ha mostrado partidario de la total liberalización.
 

Si quieres compartir...