• Actualidad Nacional
  • 04 de Oct, 2009

Madrid no será sede olímpica en 2016

Río de Janeiro será sede de los Juegos del 2016, al cosechar una gran cantidad de votos en la última votación de la elección del viernes del Comité Olímpico Internacional (COI) en Copenhague, en la que superó a Madrid por 66 votos a 32. Chicago y Tokio habían quedado eliminadas en las votaciones anteriores. Río será la primera ciudad sudamericana en ser sede de unos Juegos.

"Como en todas las competencias, sólo uno puede ganar", dijo el presidente del COI, Jacques Rogge. "Esta noche tengo el honor de anunciar que la edición 31 de los Juegos Olímpicos fue entregada a Río de Janeiro", destacó. El anuncio, que se retrasó algunos segundos mientras Rogge trataba de abrir el sobre en el que estaba el nombre de la ciudad ganadora, desatá las lágrimas en el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y al resto de los representantes. "Pensé que nunca iba a volver a emocionarme así en mi vida. Río tiene alma, tiene corazón", dijo Lula. "Se me caía una lágrima cuando subí al podio para hablar. Estaba defendiendo a Brasil".

Decepción, enfado y críticas al Comité Olímpico tras la derrota de Madrid 2016

El día después de la derrota en las votaciones finales en la elección de la candidatura olímpica para 2016 se vistió de rostros tristes y enfadados en el aeropuerto de Copenhague. La delegación de Madrid 2016 regresó a España tras caer en la final contra Río con la sensación de tener un proyecto mejor y haber sido eliminados por un sistema de votaciones poco democrático en el Comité Olímpico Internacional (COI). Como ha apuntado la vicepresidenta del COE, Teresa Zabell, antes de embarcar rumbo a la capital, "los criterios deportivos muchas veces no pesan".

Los deportistas y miembros de la delegación español amenecieron en el aeropuerto visiblemente afectados por lo acontecido, animándose unos a otros con caras de resignación. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, fue el último en llegar junto su familia y el vicealcalde Manuel Cobo, y lo hizo bajo un gran aplauso de todos los miembros de la candidatura según informan desde la capital danesa Ana Alfageme y Daniel Verdú. El esfuerzo titánico que la ciudad ha hecho para albergar los Juegos ha quedado, una vez más, en nada. Para los miembros de Madrid 2016, el sistema de elecciones del COI es teleridigido y subjetivo, y los aspectos exigidos para la elección final no han pesado en la decisión. Ante tal clima de desánimo, Zabell ha enarbolado la bandera del optimismo opinando que "la derrota servirá para una victoria futura".

Pero hoy no hay lugar para el optimismo, sino para la reserva. El Secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, ha apuntado que las futuras elecciones municipales en la capital española serán un hándicap a tratar antes de promover un nuevo proyecto deportivo. Un cambio en la cúpula del Ayuntamiento modificaría las pretensiones olímpicas sobre las que la candidatura de Madrid 2016 ha trabajado hasta ahora, por lo que habrá una pausa antes de reanudar el esfuerzo. Lissavetzky ha añadido que para 2020 habrá que estudiar "la rotación de continentes" como un aspecto importante en una posible elección de Madrid como ciudad olímpica.

Las palabras del Secretario han sido respaldadas por el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, que, escueto, se ha limitado a decir "ya veremos" a la pregunta de si debe Madrid volver a presentarse a la elección. Parece difícil, y así lo ve también la atleta Marta Domínguez, quien ha señalado que "la candidatura era ya perfecta, por lo que no sé qué más hay que hacer para ganar".

Así de resignados vuelven a Madrid los miembros de la delegación de 2016. Pasarán días hasta digerir la derrota, pero hay un remedio según Miguel Induráin: "Seguir, porque haber llegado a la final es ya un gran premio".
 

www.elpais.es

 

Si quieres compartir...