• Actualidad Nacional
  • 30 de Ago, 2009

El IPC cambia de rumbo en agosto y modera su caída hasta el 0,8%

La era de las tasas negativas del índice de precios de consumo (IPC) toca a su fin. De forma inédita en la historia del IPC, el indicador se adentró en marzo en una senda de tasas negativas, que tocaron fondo en julio (con una caída anual del -1,4%). Pero en agosto se ha iniciado el cambio de rumbo que, según todos los pronósticos, debe llevar a recuperar tasas positivas en la variación de los precios de consumo a final de año.

Según los datos que ayer adelantó el Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC armonizado se situó en agosto en el -0,8 (el dato definitivo se conocerá el 11 de septiembre). El dato del último mes es seis décimas superior al del nivel mínimo registrado en julio (-1,4%), aunque sigue en terreno negativo, por sexto mes consecutivo. La razón de esta corrección, a partir de agosto, tiene que ver con el precio del petróleo y es la misma que explica los bandazos de la inflación en los dos últimos años.

En agosto del 2007, la inflación española estuvo en un nivel relativamente bajo, del 2,2%. Entonces, el petróleo Brent cotizaba en torno a 75 dólares. En un año, el precio del crudo se duplicó, hasta los 150 dólares de julio del 2008. En paralelo, la inflación escaló a un máximo del 5,3% en aquel mes. A partir de entonces, el petróleo emprendió la cuesta abajo y con él, el IPC. El Brent volvió a los 70 dólares el pasado julio y el índice de precios tocó suelo con una tasa negativa del 1,4%.

A partir de agosto, la ligera apreciación del crudo vuelve a dar alas al IPC, si bien la crisis y la caída del consumo hace persistir las rebajas en muchos precios y debilita la escalada del indicador. El director del Instituto de Estudios Económicos, Juan Iranzo, dijo ayer que el repunte de la inflación a partir de agosto era «previsible» por razones «meramente estadísticas» ya que el verano pasado es cuando empezaron a bajar los precios. Según la Fundación de las Cajas de Ahorros, el índice anual de la inflación se situará en torno al 1,3% en diciembre.

Para el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, la subida de agosto indica que las tasas negativas de los últimos meses «no son, ni mucho menos, un escenario de deflación», sino que tienen que ver con la evolución de los precios de la energía. Campa dijo que en los próximos meses «veremos esta reversión de la tendencia» y, a final de año, habrá una inflación «ligeramente positiva».

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, dijo que algo similar sucederá en prácticamente todos los países de la eurozona. Según el comisario, a medio plazo, habrá que vigilar las presiones inflacionistas por la escalada de precios de las materias primas ligada a la recuperación económica.

www.elperiodico.es

 

Si quieres compartir...