• Actualidad Internacional
  • 15 de Jul, 2009

Canterbury Europe quiebra y se pone en manos de una auditoría

Muchos fueron los que se preguntaron por las extrañas razones que llevaron a un cambio repentino en la firma deportiva que vestiría al Dépor esta temporada y la respuesta no ha tardado en salir a la palestra. La noticia la destapaba la BBC y se apuntaba a que la filial europea del Grupo Canterbury había sido intervenida judicialmente, dejando en manos de la empresa auditora KPMG su delicada situación financiera.

Desde esta instancia, se hace referencia a que “la suspensión de pagos ha refleja las consecuencias de un comercio difícil después de un período en cual Canterbury Europe hubiese intentado ampliar, desafortunadamente, sus miras hacia otros deportes”. Además, se apunta a que “la firma también se ha visto afectada por por la depreciación de la libra, que se transmite en un aumento del coste de sus importaciones de Asia de Este”. Hoy mismo se producirá el nombramiento de los nuevos administradores a cargo de la reestructuración de KPMG, que llevará consigo el despido de 72 de los 86 empleados de la filial británica.

Las consecuencias salpicarán directamente a los clubs con los que la firma mantenía contratos en vigor, los cuales han sido cancelados inmediatamente, según informó la propia auditoría. Así pues, todos los equipos patrocinados pasan a ser ahora acreedores, a expensas de que se encuentre a un nuevo comprador. La firma seguirá comercializando bajo esta auditoría y con una plantilla de sólo 14 empleados. Finalmente, se apunta que Canterbury New Zeland, principal sustento del Grupo Canterbury, no se verá afectada por esta situación ya que la quiebra afecta única y exclusivamente a la filial europea.

Si quieres compartir...