• Actualidad Nacional
  • 11 de Jun, 2009

Skis Rossignol España presenta expediente de regulación

Skis Rossignol España presenta expediente de regulaciónLa empresa skis Rossignol ha presentado un expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir un total de 67 trabajadores, de los 335 de la fábrica que el grupo de origen francés tiene en Artés (Barcelona), según informaron esta semana a los trabajadores y confirmó la empresa. El comité de empresa considera que es una deslocalización.

Según explica la empresa en un comunicado se trata de una medida "enmarcada dentro del proyecto global de recuperación del Grupo Rossignol y que afecta a todos los centros de trabajo", con despidos, y añade que "el mercado del esquí hace tiempo que esté a la baja por problemas estructurales". En cambio, el presidente del comité de empresa, Jordi Canal, explica que la planta de Artés "tiene trabajo" y lo ejemplifica diciendo que hay 22 trabajadores temporales. Según él, el problema de Artés "es que se llevan el producto". Canal también afirma que "la empresa argumenta causas estructurales, pero hasta ahora nadie nos ha enseñado los números de Artés, donde sí tenemos trabajo".

El grupo está haciendo una reestructuración mundial que consiste en "la especialización de las unidades de producción, optimizando su productividad y la calidad". Así, en Artés se dejará de fabricar tablas de snowboard (de 140.000 fabricadas el año pasado, este año se han pasado a 8.000 para dejar de fabricar el año que viene, según Canal), entre otros productos. Así, a partir de ahora, según Rossignol, en Artés se producirán esquís de fondo de alta gama, esquís alpinos de freestyle y freeride de gamas media y alta y esquís de pista de grandes series. Estos esquís, con la excepción de los de fondo, según Canal, serán de núcleo de madera y no inyectado, que son los que hasta ahora se hacían y que aportan "más valor añadido".

Con los nuevos planes, según el comité, la producción de gama alta "será más por imagen que para sacar beneficio", dice Canal, lo que entiende como una deslocalización y que los llevará a competir con Asia y Europa del Este. También explica que "quedamos en un impasse y no vemos futuro".

Por su parte, Rossignol afirma que hace una "apuesta por Europa que se fundamenta en razones prácticas y competitivas" porque "las ventas de esquís tienen una fuerte dependencia de variables externas: clima y moda". En este sentido añade que "el hecho de estar produciendo muy cerca del mercado un producto de tan marcada estacionalidad confiere un punto importantísimo de flexibilidad" que desde "Asia no se puede ofrecer". Además, recuerda que en marzo se aportaron 18 millones de euros a la filial española para dejarla "en una posición solvente para afrontar con total garantía" los próximos años.

Si quieres compartir...