• Actualidad Nacional
  • 05 de Jun, 2009

Competencia arremete contra la reforma comercial de Industria

La reforma de la Ley de Comercio tiene a la Comisión Nacional de Competencia (CNC) enfrente. El organismo que preside Luis Berenguer ya dejó sentada su radical oposición a cualquier cambio normativo que no incluyera la supresión de la licencia autonómica para grandes establecimientos. Lo hizo en abril, antes de que la propuesta del Ministerio de Industria tomara cuerpo, con un contundente informe a iniciativa propia. Y se reafirma ahora, cuando Industria le ha pedido opinión sobre el anteproyecto de ley, que consagra el control autonómico en las aperturas de centros.

La modificación legal viene impuesta por la adaptación a la Directiva Europea de Servicios, que fomenta la liberalización del sector. En el informe que le requiere Industria, divulgado ayer, el consejo de la CNC recuerda que en otros proyectos que trasponen la directiva la vocación del Gobierno ha sido "ir más allá para eliminar restricciones injustificadas de la competencia". "Este consejo entiende que un enfoque similar tendría que haber conducido a la eliminación expresa, de plano, de la posibilidad de estas autorizaciones comerciales", agrega.

Hasta ahora, los Gobiernos autónomos pueden invocar razones de exceso de oferta para rechazar la apertura de grandes establecimientos. Una vía que ha generalizado el requisito de una segunda licencia, que se añade al permiso municipal necesario al abrir cualquier negocio.
Razones inadmisibles

En cumplimiento de la directiva, Industria prohíbe ahora cualquier régimen de autorización comercial fundado en motivos económicos. Pero, a continuación, permite que las autonomías restauren su control por "razones imperiosas de interés general".

Industria cita la protección del medio ambiente o del entorno urbano entre esas razones. Pero Competencia opone que "el sistema municipal de licencias ya garantiza adecuadamente la protección de esos intereses generales". Y critica la ambigüedad de Industria: "No se hace mención explícita a su carácter excepcional, ni se acota en todo lo necesario las posibilidades de las legislaciones". La CNC concluye que "la opción escogida puede implicar que un número no despreciable de comunidades, si no todas ellas, opte por estos regímenes de autorización".

"Este consejo considera que la fundamentación para permitir el establecimiento de licencias comerciales no es admisible", afirma Competencia, que también echa en falta que no se hayan eliminado "las restricciones a las rebajas" o la "prohibición de vender mercaderías en establecimientos financieros". Pero, formalmente, sólo exige cambiar el texto para garantizar que "la instalación de establecimientos en ningún caso estará sujeta a régimen de autorización comercial".

www.elpais.es

 

Si quieres compartir...