• Actualidad Nacional
  • 25 de May, 2009

Anged pide mayor liberalización comercial y la CEC le culpa de propiciar la crisis financiera

El presidente de la patronal de las grandes empresas de distribución, Javier Millán-Astray aprovechó su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda del Senado para reclamar una mayor libertad comercial que les permita hacer frente a las consecuencias de la crisis. Millán-Astray abogó en la Cámara Alta por reducir las trabas en la apertura de nuevos establecimientos y facilitar la ampliación de horarios comerciales. En su opinión, estas medidas fomentarían la inversión, la creación de empleo, la productividad y mejoraría el servicio al cliente.

Estas peticiones como remarcó el responsable de Anged coinciden con los valores que defiende la directiva europea de servicios que el Gobierno debe transponer antes de que acabe el año. “Es una oportunidad para modernizar un sector que lo necesita”, señaló.

Sobre esta transposición la opinión de la patronal es que los nuevos textos legales que prepara el Gobierno podrían acabar generando una mayor confusión teniendo en cuenta como están redactados y llevar a una cierta “inseguridad jurídica”.

 

RESPUESTA DE LA CEC

La Confederación Española de Comercio (CEC) ha advertido que "el liberalismo a ultranza que propugna" la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) ha propiciado la actual crisis financiera, al tiempo que consideró "injusto" que esta patronal trate de "confundir a la opinión pública" relacionando la creación de empleo con una mayor libertad empresarial.

La CEC respondió de este modo a la asociación de grandes superficies, que solicitó esta semana en el Senado mayor libertad en la apertura de establecimientos y en la fijación de horarios comerciales para hacer frente a la crisis y atender las necesidades de los consumidores.

"Hablar ahora de libertad de horarios es anacrónico; lo que hace falta es que el consumidor tenga todas las opciones de compra posibles", dijo a Europa Press el secretario general de la CEC, Miguel Angel Fraile, quien defendió que la ampliación de los horarios "no mejora los precios ni el servicio al consumidor". Fraile también aludió a las críticas de Anged sobre el actual marco normativo y apostó por "no recuperar viejas batallas y mirar hacia adelante" en un momento en el que el Gobierno está tramitando una modificación de la Ley de Comercio

En su opinión, "en ningún caso se puede decir que la legislación de comercio impide la competitividad", puesto que "en los últimos diez años el empleo ha crecido, el número de puntos de venta también y quien más han crecido son los grandes".

Frente a las críticas de Anged, el secretario general de la CEC rechazó que la nueva normativa que se está tramitando genere inseguridad jurídica y consideró que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio está realizando una transposición de la directiva de servicios "muy ajustada y acorde a lo que pide Bruselas".

Según apuntó, la directiva comunitaria "beneficia a los grandes al eliminar las razones de carácter económico" como criterio para limitar la implantación de grandes superficies.

"LEY MAS TRANSPARENTE"

A su juicio, la nueva ley "es más transparente, simplifica el procedimiento, se eliminan criterios subjetivos y se mantienen los criterios que siempre ha habido, relacionados con cuestiones urbanísticas y medioambientales", entre otras.

"La ley no avanza en interpretaciones", recalcó Fraile, quien consideró que la transposición se ha efectuado en el sector del comercio de forma "neutra y correcta" y agregó que "si España tiene competencias de comercio interior basadas en las autonomías, es lo que hay".

A este respecto, insistió en que, con este régimen de competencias basado en las autonomías, "la oferta comercial en España en los últimos años ha crecido y mejorado enormemente, sobre todo los grandes".

Si quieres compartir...