• Actualidad Nacional
  • 26 de Abr, 2009

Los ejes comerciales de Barcelona hacen frente a la crisis

Los ejes comerciales parecen afrontar la crisis con mejores garantías que aquellos comercios que no están adscritos a zonas comerciales. La Fundació Barcelona Comerç, que agrupa a 16 de los 22 ejes reconocidos por el ayuntamiento, asegura que los cierres son menos en los ejes y que los relevos se producen siempre en menos de tres meses. Pese a la fuerza de la unión, preparan varias campañas de promoción comercial, tanto con descuentos y reclamos, como para potenciar la imagen comercial de la ciudad y erigirla en un referente de compras por Navidad.

La Fundació mantiene 16 ejes adheridos que se definen no solo por su alta concentración de tiendas (con más de 200), sino también por la profesionalización de su gestión. Cada uno tiene oficinas de atención a comerciantes y compradores y realiza actividades de dinamización. Otros núcleos (sin gestión especializada), son considerados también como ejes por el ayuntamiento por su alta actividad comercial (ver gráfico). En total, suponen más de 11.500 tiendas, es decir un tercio de todos los comercios de la ciudad. Pero en cambio, copan más del 70% de la facturación de la ciudad, lo que refleja que la unión sí hace la fuerza.

La fundación acaba de renovar junta directiva, con Joan Mateu (del eje de Sant Andreu) como nuevo presidente, en sustitución de Vicenç Gasca (de Sant Antoni), con cuatro objetivos para este año, que serán importantes teniendo en cuenta la coyuntura, pero que pretenden implantarse a largo plazo.
El primero, que ya ha comenzado en Sant Andreu, y el próximo mes se amplía a otros nueve, es la implantación de una nueva tarjeta de compra, en acuerdo con La Caixa, y que reduce a la mitad las comisiones que pagan los comerciantes por el servicio. Para el cliente, implica gratuidad total en la tarjeta bancaria, campañas de descuentos en las tiendas, aparcamiento y muchas promociones en la utilización de servicios municipales, ya que también colabora el ayuntamiento. Pueden utilizarse en todas las tiendas asociadas a los ejes de la ciudad (casi 7.000 lo están en la actualidad) y presentan una segunda versión de tarjeta regalo (con la carga que se desee) para potenciar la venta en el eje elegido.

Con vista puesta ya en la campaña navideña, la fundación presentará también en un par de meses un plan para impulsar una gran celebración colectiva navideña a nivel comercial, a sabiendas de que la ciudad nunca ha despuntado en esas fechas. Al contrario que Madrid, donde se permite un gran despliegue lumínico, la normativa catalana prima el bajo consumo y en muchas calles la sensación es de poca animación. "Con luz no podemos hacer gran cosa, así que hemos buscado alternativas", avanza Mateu. En todos los ejes se organizarán actos públicos y montajes que dinamicen las calles y, por añadidura, la actividad comercial. La idea es consolidar a Barcelona como epicentro de compras navideñas.
El plan va de la mano de la iniciativa impulsada recientemente de incorporar las rutas comerciales a los mapas de la ciudad que distribuye Turismo de Barcelona para descentralizar la afluencia de visitantes y distribuirla por todos los distritos.

PINTADAS
Además de los planes de dinamización impulsados individualmente por cada zona, el colectivo prepara el Indicador del Comercio, con encuestas fijas entre comerciantes de cada zona, trimestrales y anuales, que permitirán conocer de una vez por todas con precisión si las ventas en la ciudad suben o bajan y diagnosticar el sector.
A nivel de imagen, la fundación está a punto de firmar el convenio para limpiar grafitos de las persianas de las tiendas con la subvención del 50% del importe. Los participantes llevarán a cabo una limpieza inicial y entrarán en un programa de mantenimiento que posibilitará eliminar las pintadas a diario.

www.elperiodico.com

 

 

Si quieres compartir...