• Actualidad Nacional
  • 23 de Mar, 2009

Las cadenas de moda, a la guerra (de precios)

El movimiento iniciado en la gran distribución llega ahora a las empresas del sector textil, que sacrifican márgenes para tratar de animar sus ventas. Si hace un mes las cadenas de la gran distribución se enzarzaron en una guerra de precios tras la decisión de Mercadona de abaratar sus tarifas, ahora es el sector de la moda el que inicia este movimiento. Cadenas como Inditex, Mango y H&M se esfuerzan por lanzar nuevas ofertas, mientras la llegada al mercado español del grupo irlandés Primark abarata aún más los precios de la ropa.

“La alimentación es siempre el sector más sensible a los cambios del consumo –explica un proveedor de prendas textiles–; ahora, le toca a la ropa”. De hecho, el índice de precios al consumo (IPC) de los productos de vestido y calzado lleva dos meses seguidos de deflación, con rebajas interanuales del 1,8% en febrero y del 1,7% en enero. Para Carlos Domínguez, director en España de la consultora MHE Retail, las nuevas estrategias de las cadenas de moda pasan por una reducción del precio mínimo en cada categoría de producto. Es decir, el vaquero más asequible (en Zara o Sfera, a 19,9 euros) es más barato que hace un año.

Peor producto
El propio director general de Mango, Enric Casi, reconoce esta tendencia. “Los precios bajan de forma directa o indirecta: es una guerra que no lleva a ningún sitio, salvo a que el producto sea peor”. Un experto del sector explica que se esta apostando por materiales más asequibles, como el algodón, para abaratar costes. La bajada de precios para elevar ventas deriva en una reducción de los márgenes, como reconoció Mercadona en su última presentación de resultados. “Hay dos opciones: lanzar el mismo producto bajando el margen, o cambiar y optar por otras prendas más baratas”, explica Casi.

La gran estrella de la fórmula de venta de las cadenas es la promoción. Hasta 2008, cuando comenzaron las dificultades para el sector textil, las promociones se limitaban a la campaña de rebajas. Este año, la primavera se ha estrenado con promociones.

Bershka, una de las cadenas más baratas de Inditex, abre la temporada con la campaña Superprecio, entre el 14 y el 29 de marzo, con tarifas rompedoras, como un vestido a 9,95 euros. Springfield, propiedad del Grupo Cortefiel, ofrece dos por uno en productos básicos, como hace El Corte Inglés. H&M, en cambio, opta por prendas seleccionadas a 10 euros.

Una de las empresas que más domina las promociones es Kiabi y ha dado un salto con la combinación de productos. Con el lema Treinta looks distintos a menos de 30 euros, oferta, por ejemplo, pantalón y camisa. Primark ha decidido apostar por los precios sin decimales, lo que ayuda a la empresa a transmitir al consumidor el coste de los productos.

Para los expertos, el éxito que han logrado Primark y Kiabi ha acentuado la reacción de sus competidores. C&A ha lanzado Avanti, una cadena low cost, mientras que Inditex ha incrementado la agresividad comercial de sus enseñas más baratas (Bershka y Stradivarius) y ha extendido la red de Lefties. La reacción de los clientes al precio se constata en la última campaña de rebajas. Según Acotex, en enero y febrero, las ventas en volumen crecieron un 23%, aunque la agresividad de los descuentos (hasta un 70%) hizo que la facturación retrocediese un 3%.
 

Si quieres compartir...