• Actualidad Nacional
  • 18 de Feb, 2009

La generalitat regulará los outlets

El gobierno catalán cree que debería limitarse a la venta permanente de saldos y ha propuesto al sector del comercio que se aproveche la adaptación de la directiva europea de servicios, en la que tendrá que reconsiderar los criterios vigentes que restringen la apertura de grandes superficies, para impulsar una ley integral del comercio que recoja la regulación de la venta permanente de saldos.

La Dirección General de Comercio, que hace tiempo que tiene en mente la iniciativa, sabe que es un tema polémico. "No vamos a imponer nada. Buscaremos el consenso con el sector porque la ordenación de las ventas en promoción es siempre controvertida", explica su responsable, Gemma Puig. Hasta el punto de que, si no hay acuerdo al respecto para el próximo diciembre -fecha límite para la adaptación de la directiva-, la Generalitat está dispuesta a aplazar el envite.

"La crisis hace proliferar los outlets. No es un modelo definido de formato comercial, sino que se usa como una mera herramienta de mercadotecnia", insiste Puig, para quien "la actual situación es poco clara y puede generar confusión en el consumidor, que debe poder saber con qué se encontrará cuando entre por ese reclamo".

Para la autoridad catalana del comercio, el concepto outlet debería ceñirse a "la venta permanente de saldos" (artículos ya expuestos en otras temporadas, desconjuntados o con alguna pequeña tara). Ésta, como tal, está perfectamente regulada y sometida a inspecciones, sin que la denominación outlet aparezca por ninguna parte. De este tipo de comercios no se ha notado un especial incremento en el último año. Pero el éxito de los outlets por excelencia (los grandes centros de fabricantes que venden saldos permanentes) es evidente. Da fe el bullicio de los 5.298 metros cuadrados en Heron City y los 15.000 metros cuadrados de la mencionada Roca Village. Este centro ha obtenido luz verde para ampliar su superficie hasta los 20.000 metros. "Hoy, en un escenario de cambio de ciclo e incluso de psicología de gasto, el concepto outlet adquiere especial importancia, porque existe mayor sensibilidad respecto al gasto pero el consumidor sigue valorando la calidad y la marca", asegura un portavoz de La Roca.

Eduardo Ceballos, director general para España de Neinver, la empresa que introdujo el concepto de outlet en España hace 13 años bajo la marca Factory y que tiene 11 centros en Europa (cinco en España, no en Cataluña), coincide: "En momentos de crisis, el outlet supone en muchos casos la primera opción de compra para muchos consumidores. Es un formato muy atractivo para quienes quieren primeras marcas con buenos precios y descuentos.

Pero el éxito no se explica sólo por la crisis. "Ha ayudado mucho el hecho de que las marcas tiendan cada vez más a aprovisionarse en mercados más lejanos, como China", explica David García, gerente de la Agrupación Fagepi, que reúne a empresas textiles de la Anoia, emplean a 3.500 trabajadores y promueve un gran outlet de sus tiendas en la comarca.

Las grandes superficies son los paladines de la libertad del comercio. "La pluralidad de formatos beneficia al consumidor", dice su patronal Anged en Cataluña, y desde el sector "debemos garantizar la satisfacción de las necesidades de los ciudadanos en tanto que consumidores multiformato, con eficiencia y potenciando la complementariedad de todos los modelos comerciales".

www.elpais.es

 

Si quieres compartir...