• Actualidad Internacional
  • 23 de Ene, 2009

Rossignol para la producción

Rossignol ha decidido parar, durante 29 días hábiles, la producción de esquís en la fábrica de Artés, en Barcelona. Pese a la decisión de la marca, la empresa mantendrá los sueldos de los empleados afectados. La medida se aplicará también en los centros de Nevers, Sellanches y Montebelluna.  

Rossignol acumula actualmente un stock de 290.000 pares de esquís, no producirá mas que en función de la demanda, según explicaba la empresa, que añadían que afrente a una temporada 2009-2010 muy incierta, y una recuperación a largo plazo, la medida tiene como misión la estabilidad en la producción. De todas maneras, durante la suspensión de la producción, la empresa mantendrá los sueldos.

Según afirma la empresa en un comunicado, ha perdido 50 millones de euros sobre un volumen de negocios de 270 millones de euros durante el último ejercicio de 2007-2008 que se cerró el 31 de octubre de 2008.

Ex-propiedad de Quicksilver, fue vendido al holding Chartreuse & Mont Blanc SAS, un consorcio formado por las empresas de capital riesgo australiana Macquaire, y la norteamericana Jarden Corporation. En total emplea a 1.600 personas en sus cuatro centros de producción y dos de logística. La fábrica de Sallanches (Dynastar) es la última planta de fabricación de esquís francesa tras el cierre de las de Voiron en 1998 y Saint-Etienne-de-Crossey en 2006.

Pese a que la crisis económica parece no afectar a las estaciones de esquí, las marcas de material duro lo están pasando realmente mal. Hace unos días Salomon anunciaba el cierre definitivo de su última fábrica en Francia y hace unos días era Elan quien anunciaba recortes de empleos en Eslovenia.

www.nevasport.com

Si quieres compartir...