• Actualidad Nacional
  • 21 de Ene, 2009

Sebastián apuesta por el "Made in Spain"

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, pidió hoy a los ciudadanos que consuman productos españoles para evitar que se cumpla la previsión de que la caída del consumo en 2009 por valor de 7.000 millones, el 1,5 por ciento, suponga la destrucción de 120.000 empleos.

En un desayuno con la prensa, Sebastián aseguró que para evitar que se pierdan esos puestos de trabajo bastaría con que cada ciudadano sustituya en su cesta de la compra productos o servicios importados por nacionales por valor de 150 euros al año, el equivalente a un abrigo, los juguetes de Navidad o un viaje de fin de semana. "No decimos que la gente consuma más", cada uno consume en función de su renta, dijo el ministro, que aseguró que no se trata de una medida "proteccionista", porque no supone poner trabas a la importación.

Apuntó que el objetivo es que cada usuario sume el factor "made in Spain" a otros como el precio y la calidad a la hora de definir sus preferencias y subrayó que los ciudadanos pueden contribuir así a que el país salga de la crisis.

El ministro explicó que habrá gente que no se verá directamente afectada por la crisis, porque no perderá su empleo ni verá reducido su salario e incluso elevará su poder adquisitivo al bajar la inflación. Estas personas se preguntarán qué pueden hacer por su país, dijo Sebastián, que afirmó que ésta medida es la respuesta.

Apuntó que trasladar a productos nacionales el 1 por ciento del consumo que ahora va a importaciones "equiparía el hábito de consumo español al europeo" y ayudaría a paliar el déficit exterior de España, que ahora supone una restricción al crecimiento.
 

Si quieres compartir...