• Ferias
  • 20 de Ene, 2009

La Bread & Butter vuelve a Berlín

La feria de la moda urbana vestirá mañana a Barcelona por última vez. El Bread & Butter, que durante esta semana desarrollará en la capital catalana la octava edición, dejará de celebrarse en Barcelona después de que el propietario del certamen haya aceptado las extraordinarias condiciones que le ha ofrecido el consistorio de Berlín para que B&B regrese a la capital alemana.

Bread & Butter nació en julio de 2001 en la ciudad alemana de Colonia de la mano de 50 marcas que optaron por prescindir de las ferias tradicionales para dar a conocer sus colecciones. En el 2003 se traslada a Berlín con el mismo concepto de feria con el que dos años después viajaría a Barcelona. La cita berlinesa de invierno y la barcelonesa de verano convivieron hasta que en el 2007 la organización decide quedarse en Barcelona.
 
El histórico aeropuerto de Tempelhof, ubicado en el mismo centro de Berlín y que fue cerrado al tráfico aéreo el pasado mes de octubre, será el escenario que Bread&Butter utilizará para llevar a cabo sus ediciones de verano e invierno a partir del mes de julio.

Barcelona convenció a los organizadores de la moda urbana más fashion en el 2005 y durante el mes de julio de ese año se celebró la primera edición. El éxito de marcas y profesionales desató la euforia entre la propiedad del salón y se forjó un profundo enamoramiento entre la capital catalana y el B&B.

La relación se interrumpirá tras la celebración del salón que arranca mañana, según ha podido saber este diario. La decisión se enmarca más en la apuesta que ha partido de la alcaldía de Berlín que en un cansancio de la firma en la oferta de Barcelona. Fuentes del sector han señalado que para la propiedad del salón abandonar la capital catalana será un problema tanto por la rentabilidad obtenida como por la profunda conexión que tanto el salón como los expositores habían trabado con la ciudad, su clima y su ambiente.

Pero el ofrecimiento de una infraestructura tan emblemática para Berlín como el aeropuerto de Tempelhof, que el salón podrá utilizar sin ningún tipo de impedimento en sus dos ediciones, ha sido definitivo. La noticia deja a Barcelona sin una de sus ferias más emblemáticas de los últimos tiempos ya que B&B se había encaramado en el primer puesto de la moda urbana. Los mejores señadores acuden al certamen y el sector sigue a pies juntillas los criterios expuestos en el salón. De hecho, la última edición celebrada en julio del año pasado batió todos los records de esta feria y logró reunir casi 900 expositores y convocar cerca de 90.000 visitantes, una muestra del poder de Bread & Butter.

Barcelona, por la comunión con la organización, ha resistido las ofertas millonarias que han llamado a lo largo de los años a la puerta de Karl Heinz Müller, el propietario del certamen. Ofertas que cada año han dado pie a muchos rumores sobre el futuro de la feria en Barcelona. Múltiples ciudades europeas han cortejado a B& B, pero ninguna de ellas había tenido para la organización el gancho alemán de poder utilizar un pedazo de la historia de Berlín al servicio de la moda urbana. Un atractivo que ha convertido finalmente las ofertas en certeza, según ha podido saber La Vanguardia.

De momento, la dirección de Bread& Butter no ha querido comentar la operación, aunque no la desmiente. La decisión de la organización de la B& B es tan reciente que incluso en la web oficial de esta feria, así como en el calendario de eventos de Fira de Barcelona, todavía figura la edición de este próximo verano que debía celebrarse del 1 al 3 de julio. Un portavoz de Fira de Barcelona declinó realizar comentarios.

El Bread&Butter vuelve así a la ciudad donde se convirtió en la muestra más importante del norte de Europa para marcas selectas de moda urbana. Una muestra, cuyos orígenes se remontan a julio de 2001 y a la ciudad de Colonia, donde un grupo de 50 marcas dieron la espalda a las ferias tradicionales y se presentaron como alternativa.

Era poco más que un escaparate para diseñadores locales, que reunió a 5.000 visitantes. No fue hasta su cuarta edición, en enero de 2003, que saltó a Berlín, a la planta de cables de Siemens en la isla de Gartenfeld. Con 230 expositores y unos 15.000 visitantes, ya no podía llamarse muestra alternativa. Marcas deportivas, el sector de vaquero, el alto sport, la ropa de abrigo, la alta costura y las marcas de diseño e independientes estaban ya presentes. Y en junio del 2005, desembarcó en Barcelona. Bread & Butter es una plataforma de marketing y comunicación para empresas, marcas y diseñadores de los ámbitos Denim, Sportswear, Street Fashion, Function Wear y Casual Dressed Up y también para los distribuidores de la fase previa de la industria textil.

www.lavanguardia.es
 

Si quieres compartir...