• Actualidad Nacional
  • 25 de Dic, 2008

Sanidad aplaza el tallaje de los hombres españoles

Los varones españoles deberán seguir manejándose durante el próximo año con los tradicionales morfotipos establecidos en 1972 de "atlético, pícnico y leptosómico". Sanidad ha aplazado, al menos durante el próximo año, el estudio antropométrico encargado por el Gobierno para actualizarlos, similar al realizado con las mujeres, que determinó las nuevas calificaciones de cilindro, diábolo y campana. ¿Causa? El departamento de Bernat Soria no dispone, por la crisis y tras el ajuste presupuestario, de los 1,5 millones de euros necesarios para reclutar a 10.415 ciudadanos de 12 a 70 años, pesarlos, medir su estatura y su relación con pecho, cintura, muslos y cadera, tal como anunció a bombo y platillo el Consejo de Ministros del 8 de febrero.
El Instituto Nacional de Consumo (INC) --dependiente de Sanidad-- ha mantenido conversaciones con los ministerios de Defensa, Fomento, Ciencia e Industria --interesados en sus aplicaciones, a la hora de dise-
ñar uniformes, asientos en transportes públicos, vehículos y aulas-- para que participen económicamente. Pero, de momento, no se ha logrado un compromiso, según Carlos Ar-
náiz, subdirector general de Calidad del INC. Incluso el departamento que dirige Carme Chacón, que se mostró encantada de aplicar antes del verano el nuevo tallaje a los uniformes de las 15.400 mujeres militares, no ha concretado apoyo alguno.

RESPALDO PORTUGUÉS
Arnáiz admitió que una posibilidad sería la participación de algún patrocinador de la industria textil u otros sectores. "De momento solo contamos con el ofrecimiento del Ministerio de Sanidad portugués, interesado en ampliar el campo de investigación a toda la Península", constató. El homólogo luso ha solicitado los resultados del estudio entre mujeres, ya que considera que su morfología es muy similar. También lo han pedido organismos públicos de otros ocho países, entre ellos Francia, Reino Unido, Alemania, Japón y EEUU.
El INC ha tratado incluso de afinar en los costes de logística y de abaratar el presupuesto. En el anterior estudio hubo que desplazar durante cuatro meses y a un total de 59 ciudades seis cabinas dotadas de alta tecnología, con capacidad para calcular 130 parámetros en medio minuto sin tocar a la persona, gracias a la posibilidad de obtener la forma del cuerpo en tres dimensiones longitudinales y perimetrales. Se trataría, sin recudir el número de participantes para que sea representativo, de hacer un proceso más ordenado, sin duplicidades. También se ha barajado suprimir o reducir los regalos a los colaboradores del estudio. Su coste ascendió en la investigación femenina a 184.390 euros.
Mientras se desencalla el estudio masculino, el equipo del INC experto en tallajes trabaja en la proyección de los datos obtenidos en el femenino. Utilizando un sistema similar al de la FDA estadounidense con los niños para establecer las tablas de estatura, peso y otra medidas hasta que se convierten en adultos, se hará un ajuste fino para delimitar cómo evolucionará cada modelo de mujer de una edad determinada en los cinco y 10 años siguientes.
Estos cálculos serán decisivos para fijar las futuras tallas sin necesidad de repetir el estudio en años. "Los datos dirán. Se trata de una investigación compleja que llevan a cabo expertos matemáticos. Pero también se retrasará. Posiblemente las tablas no estén disponibles hasta el verano", apuntó Arnáiz.


 

Si quieres compartir...