• Actualidad Internacional
  • 14 de Nov, 2008

La eurozona entra en recesión

La economía de la eurozona ha entrado en recesión, ha confirmado la oficina estadística comunitaria (Eurostat), cuyos datos muestran que el PIB del área cayó el 0,2% entre julio y septiembre, igual que sucedió entre abril y junio, mientras que la economía española se asoma ya a esta misma situación al haber registrado entre julio y septiembre su primer decrecimiento en quince años, una caída del 0,2 por ciento que según la mayoría de las previsiones se repetirá o incluso empeorará en los próximos trimestres hasta al menos la mitad de 2009.

Esta es la primera ocasión, desde la creación de la Unión Económica y Monetaria (UEM), en 1999, en que la actividad se contrae dos trimestres seguidos, lo que conlleva una recesión técnica. Desde 1995, el primer año para el que hay registros, nunca había caído el PIB de los países que comparten el euro y la peor evolución anterior se produjo en el segundo trimestre de 2003, cuando la actividad no varió.

El desplome en la eurozona refleja el frenazo de todas las grandes economías del área y especialmente de la más importante, Alemania, que con caídas del PIB del 0,4% y 0,5% en el segundo y tercer trimestre ya está en recesión.

Esa situación alcanza también a la economía italiana (la actividad retrocedió el 0,4% y 0,5% en los dos últimos trimestres) y es una amenaza clara para España (su PIB cayó el 0,2% entre julio y septiembre, tras subir el 0,1% en el segundo trimestre) y Reino Unido (bajada del 0,5%, después del estancamiento entre abril y junio).

La economía francesa, que había retrocedido el 0,3% en el segundo trimestre, escapa por ahora de la recesión, gracias al ligero repunte de la actividad en el tercero (subida del 0,1%).

Aunque algunos de los nuevos Estados miembros (República Checa, Chipre, Lituania y Eslovaquia) mantienen cierto dinamismo económico, el conjunto de la UE sufre una contracción clara, con una caída del PIB entre julio y septiembre del 0,2% (no varió en el segundo trimestre).

La crisis también se constata al comparar el crecimiento con el de hace un año, pues aunque la actividad aumentó en los últimos doce meses la desaceleración es cada vez más acusada. En concreto, en el tercer trimestre, el PIB de la eurozona avanzó el 0,7% en términos interanuales (frente al 1,4% en el segundo y el 2,1% en los dos anteriores).

Aún queda lo peor
En el caso de la UE, el aumento fue del 0,8% (desde el 1,7% del segundo trimestre, el 2,3% del primero y el 2,5% del cuarto de 2007). La Comisión Europea ya anticipó a principios de mes la caída en recesión de la economía europea.

Bruselas vaticinó que tanto la eurozona como la UE tocarán fondo el año próximo, lo que dará paso a una lenta recuperación, siempre que la crisis financiera no se agrave. Como contrapunto positivo, Eurostat también dio a conocer el dato oficial de inflación de octubre.

En ese mes, los precios no aumentaron ni en la UEM ni en toda la UE, lo que posibilitó una rebaja de la tasa anual hasta el 3,2% en la eurozona (cuatro décimas menos que en septiembre) y el 3,7% en la UE (cinco décimas menos).

En el caso del área de la moneda única, esta es la tasa más baja desde el mes de enero, señaló la oficina estadística europea. La desaceleración de los precios fue aún mayor en el caso español, donde la inflación anual bajó del 4,6% en septiembre al 3,6%.

En consecuencia, el diferencial de precios de España con sus socios de la moneda única se quedó en cuatro décimas, el más reducido desde enero de 2004.
 

Si quieres compartir...