• Actualidad Nacional
  • 15 de Oct, 2008

Expectación ante la nueva crisis de Kelme

Una mezcla de expectación e incertidumbre está viviendo estos días la plantilla de la empresa Kelme (alrededor de 90 trabajadores, según los últimos datos oficiales de la empresa) tras el relevo -"dimisión forzosa" es la palabra utilizada en fuentes de la propia empresa-, del presidente de la firma ilicitana, Benjamín Clarí Oltra, por parte de los actuales dueños de la empresa. La decisión del Fondo Tirant, en el que participa el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), de apartar a Clarí Oltra del puesto de mando principal en Kelme al cuestionarse claramente su gestión durante los dos últimos años ha reabierto en la empresa todos los antiguos temores sobre su futuro a pesar de que la entrada del nuevo propietario en abril del presente año supuso una inyección de 14 millones de euros.
Según señalaron ayer al periódicoInformación de Elche  fuentes próximas a la empresa, directivos del Fondo Tirant acudían la semana pasada a Kelme para mantener encuentros con algunos miembros del equipo administrativo y comercial de la firma. El Fondo Tirant, según señalaron a este periódico dichas fuentes, lanzó un mensaje de tranquilidad. Sin embargo, entre la plantilla las sensaciones son dispares y se está a la espera de ver si se nombra pronto a un nuevo máximo gestor.
Por otro lado, en los últimos días podría haberse convocado una junta del consejo de administración para analizar la situación y ver qué medidas se pueden adoptar para mantener la confianza. En su momento, el ya ex presidente de la firma de la garra, Benjamín Clarí, anunció que la empresa saldría definitivamente de su bache económico-financiero en 2009 y que iba a mantenerse en Elche.

Si quieres compartir...