• Actualidad Internacional
  • 19 de Jun, 2008

adidas evita las críticas a China

En una entrevista concedida al Financial Times, Herbert Hainer, el máximo dirigente de la segunda mayor compañía mundial de productos deportivos y una de las patrocinadoras de las olimpiadas de Pekín de este verano, ha afirmado que deberían ser los políticos, y no las compañías, los que asumiesen la responsabilidad en estas cuestiones. 'Si nosotros como patrocinadores tuviéramos que posicionarnos y criticar al gobierno chino, en el próximo evento tendríamos que censurar a EEUU por lo que sucede en Guantánamo, o podríamos hablar sobre ETA en España, etc. No considero que esta labor corresponda a las empresas deportivas y a los patrocinadores de los Juegos Olímpicos'.

Presión sobre los patrocinadores
Los patrocinadores han recibido muchas presiones de algunos lobbies para hablar sobre los derechos humanos en Tíbet, o Darfur en Sudán. Los patrocinadores occidentales -entre los que se incluyen Coca-Cola, General Electric y Volkswagen- se han visto obligados a actuar con mucha cautela para mantener contentos a los clientes de China, uno de los mercados mundiales de más rápido crecimiento, sin ofender a los clientes de sus países de origen.

Hainer expuso que las críticas más duras contra China procedían principalmente de unos pocos países como Francia y Alemania. Añadió: 'El mercado chino es muy importante para nosotros y dentro de poco será nuestro segundo mayor mercado mundial, por detrás del estadounidense. Pero una vez más, este no es el motivo de que no diéramos nuestra opinión sobre el conflicto de Tíbet'. Adidas podría ser de más ayuda contribuyendo con más discreción en aspectos como la mejora de las condiciones laborales y salariales de sus trabajadores chinos.

Hainer también declaró que, desde su punto de vista, el conflicto de Tíbet es de carácter político, no empresarial: 'Este problema, hasta donde yo sé, comenzó hace ya 49 años, por lo que es imposible que se encuentre una solución en las semanas anteriores al comienzo de los Juegos Olímpicos. También creo que los políticos no deberían desentenderse porque tienen gran parte de responsabilidad y deberían asumirla.'

Eurocopa
En declaraciones desde Viena, donde tiene lugar la Eurocopa 2008, Hainer aseguró que 'Adidas ya es uno de los ganadores de la competición' a pesar de que Nike, su principal competidor, tenga presencia en más equipos que han llegado a los cuartos de final. Los ingresos de Adidas serán 'muy superiores' a los 1.200 millones de euros que apuntaban las previsiones.

Hainer también aseguró que la llegada de un nuevo presidente en EEUU a finales de año contribuirá a que mejoren la economía y la confianza de los consumidores y, por consiguiente, la complicada situación que atraviesa Reebok. Adidas compró la marca hace tres años por 3.800 millones de dólares (2.450 millones de euros).

Brujería para superar el gafe de cuartos
Tras el tramite que disputó ayer la roja contra Grecia, todas las miradas están puestas en el encuentro de cuartos de final que enfrentará el próximo domingo a España contra el fantasma italiano.

Hasta ahora, la escuadra nacional nunca ha conseguido vencer a los azzurri en ninguna competición mundial o europea, salvo en los Juegos Olímpicos de 1920 y en los de Sydney de 2000. Por si fuera poco, y aunque aún algunos conservan la ilusión de superar el gafe de cuartos, Italia ha eliminado a España en tres ocasiones y, las tres, en cuartos de final, en 1994, 1934 y las Olimpiadas de 1928.

La actual campeona del mundo es la tercera selección a la que más veces se ha enfrentado España, por detrás de Portugal y Francia, y también la tercera que más veces ha derrotado a la roja. En total, ambas escuadras se han visto las caras en 27 ocasiones (entre partidos oficiales y amistosos), que se han saldado con 28 goles para los españoles y 36 para los transalpinos.

Un partido en la memoria
La última vez que España e Italia se vieron en competición oficial, la mayoría de los jugadores de la actual selección no llegaba a la mayoría de edad. Fue en los cuartos de final el Mundial de 1994, en un partido que los hermanos Di Baggio saldaron con un 2-1, y en el que Mauro Tassotti rompió la nariz al centrocampista Luis Enrique en el tiempo de descuento, cuando España subía al ataque.

Allí también estuvo presente el actual seleccionador italiano, Roberto Donadoni. Ahora, Luis Enrique quiere que los rojos le venguen. Todas las miradas están puestas en la delantera nacional y en David Villa, que ya le ha marcado un gol a los azzurri, en el último encuentro amistoso que disputaron ambas selecciones el pasado marzo.

 

fuente: expansion.com

 

Si quieres compartir...