• Actualidad Nacional
  • 16 de Abr, 2008

El juicio Oleguer-Kelme, visto para sentencia

El juzgado de Primera Instancia 5 dejó ayer vista para sentencia la demanda por incumplimiento de contrato presentada por el defensa del FC Barcelona Oleguer Presas contra la empresa de calzado y ropa deportiva Kelme a la que reclama 49.000 euros, más intereses y costas. La firma ilicitana rescindió de forma unilateral el contrato en febrero de 2007 después de la publicación de una tribuna firmada por el jugador en un diario vasco en la cual analizaba la situación del terrorista De Juana Chaos. Para Kelme las manifestaciones que realizó su patrocinado en favor del etarra, y en las que al mismo tiempo criticaba al Estado, le habían supuesto un grave perjuicio de imagen.
Oleguer, que ayer no quiso hacer más declaraciones que aquellas que le exigió la magistrada y los abogados, afirmó en el juicio que ni tan siquiera se planteó las consecuencias que podía tener su tribuna, "tengo derecho a la libertad de expresión", reiteró en varias ocasiones. El jugador negó además que el presidente de su club, Joan Laporta, llegara a censurarle por las mismas, tal y como afirmó Kelme, y manifestó que su tribuna fue polémica porque "las frases se sacaron de contexto. Si no se lee entera (la tribuna) se pierde el sentido". Oleguer también dijo que no renuncia a "sus principios políticos. No voy a cambiar por el hecho de estar aquí. Yo antes (de 2004, cuando firmó con Kelme) ya tenía estas manifestaciones y opiniones".

Kelme alegó ayer en el juicio la existencia de una cláusula en el contrato que facultaba a la empresa a la rescisión unilateral si Oleguer aparecía vinculado a temas que pudieran perjudicar el buen nombre de la firma. "Ha faltado a la buena fe que se exige en cualquier contrato oneroso y donde se exije la mayor reciprocidad de prestaciones", dijo la letrada de la firma ilicitana que alegó causas más intangibles que otra cosa para justificar la rescisión ya que no aportó documento alguno que mostrara pérdida de ventas por la tribuna, aunque sí citó a una gran empresa que entonces dejó de comprarles.
El abogado de Oleguer, Rafael Llorens, en su alegato aseguró que no se puede censurar al futbolista por dar su opinión sobre la situación de De Juana Chaos, máxime "cuando el presidente del Gobierno y el fiscal general del Estado han dicho que era "un hombre de paz"". El letrado dijo que la cláusula que alega Kelme para rescindir se refiere a "juergas, vida nocturna, peleas y escándalos de otros tipos que pueda tener un futbolista que debe ser imagen para niños y mayores. Entendería que fuera por delitos como malos tratos o por pederastia, pero no se pueden forzar las cosas hasta llegar a este extremo".

Si quieres compartir...