• Actualidad Nacional
  • 26 de Mar, 2008

Los DG no son vistos como modelos a seguir

En muchas áreas principales, como la capacidad para crear una red de contactos, la ética personal y las habilidades de presentación, los Directores Generales parecen hacerlo bien a ojos de sus empleados. Existen, sin embargo, áreas en las que la gente piensa que los Directores Generales necesitan asesoramiento, como en el desarrollo del capital humano, el liderazgo de equipos y su disposición a recibir feedback. Además, sólo una minoría de los trabajadores ve a su Director General como un modelo a seguir. Estos son algunas de las conclusiones de la última encuesta de Krauthammer sobre la dirección empresarial y el rendimiento de los Directores Generales. En la encuesta, realizada a nivel europeo, se exploraron once ámbitos a niveles corporativos y personales, vitales para el rendimiento de un Director General: desarrollo e implantación de estrategias, desarrollo del capital humano, capacidad para crear redes de contactos, ética empresarial, cultura y desempeño comerciales, diseño de procesos, liderazgo de equipos, habilidades de presentación, ética personal, capacidad de evolucionar y disposición a recibir feedback. La encuesta enfrenta a los Directores Generales con las sinceras opiniones de sus empleados, y los resultados muestran lo siguiente: El 71% de los empleados está de acuerdo en que su Director General comparte y persigue el objetivo de su empresa. El 67% de los empleados está de acuerdo en que su Director General crea y aprovecha oportunidades de negocio. Sin embargo, sólo el 58% cree que la empresa está segura en las manos de su Director General. Menos de la mitad, sólo el 47%, se siente inspirado para mejorar por su Director General, o siente que él/ella conecta a los empleados con la visión de la compañía. Sólo el 40% de los empleados cree que su Director General está abierto a las opiniones. Y sólo el 37% de los empleados ve a su Director General como un modelo a seguir. A pesar de la variedad de opiniones que los empleados tienen de su Director General, el 71% de las personas cree que la viabilidad de su empresa es sostenible, y aproximadamente el mismo número está de acuerdo en que su empresa consigue los objetivos financieros. Un desafío al que parece que se están enfrentando los Directores Generales es su capacidad para buscar y recibir opiniones sinceras y formación en las áreas en las que no lo están haciendo tan bien. El aprendizaje con humildad y sincera autoevaluación debería considerarse como un proceso continuo en los niveles más altos de dirección. [ver resumen del estudio]

Si quieres compartir...