• Actualidad Nacional
  • 28 de Feb, 2008

CAM y Bancaja aceptarán la oferta de Tirant por Kelme

El fondo de capital riesgo Tirant se juega definitivamente la compra de la marca ilicitana Kelme -únicamente el negocio industrial- en las próximas horas. De su entrada depende el futuro de una empresa emblemática, que no tiene ya más margen de espera, tras los continuos retrasos en la operación de salida de los antiguos propietarios (los hermanos Quiles). Las dos cajas de la Comunitat, CAM y Bancaja, junto a otros acreedores, son los que deben confirmar que aceptan la propuesta diseñada para garantizarles el cobro de la deuda a través la propiedad de la finca de Aguamarga, que luego permutarían por otro suelo ofrecido por el Ayuntamiento de Alicante. Aunque el acuerdo aún no se ha hecho público, fuentes de Tradesport han confirmado que las dos entidadse bancarias han aceptado la propuesta.

La aceptación de esta propuesta por parte de estas entidades llevaría a la creación de una sociedad que se quedaría con la parte patrimonial de Incadesa -denominación mercantil de Incadesa-, de la que formarían parte los Quiles en la parte proporcional que les correspondiera. En concreto, la bolsa de suelo de 1.800.000 metros cuadrados, entre Alicante y Elche, que luego cambiaría con el Consistorio de la capital por otra superficie de 100.000 metros cuadrados, -40.000 de uso residencial y 60.000 industrial- una vez aprobado el nuevo PGOU.

Separación industrial
Una vez alcanzado el acuerdo, que las fuentes consultadas esperan que se concrete hoy, Tirant podrá hacer efectiva la compra del 100% de la marca de la garra, incluida las instalaciones de producción del Parque de Torrellano. También asumiría el pasivo industrial, incluido el préstamo sindicado por 14,5 millones de euros suscrito con varias entidades, entre ellas la propia CAM.

La deuda total acumulada por la compañía de calzado y prendas deportivas asciende en este momento muy por encima de los 50 millones de euros. De ahí que en Tirant siempre hayan tenido claro que para poder entrar en el proyecto y asumir dicho pasivo era necesario poner en marcha una operación que ofreciera garantías de cobro a los acreedores, mientras a su vez se aligera la carga de quienes tienen que asumir el reto de sacar adelante el negocio y evitar su desaparición.

La gestora de Tirant, la firma Riva y García, estima que su inversión para asumir la actividad industrial de Kelme ascendería, por un lado, a unos 6 millones de euros, destinados para tapar el agujero del pasivo, más lo que se hereda de activos con deuda; y, por otro, otros 5 o 6 millones adicionales para desarrollar el plan de negocio, que permita reforzar la actividad productiva, comercial y de promoción.

Si quieres compartir...