• Actualidad Nacional
  • 18 de Ene, 2008

Barcelona estudia construir una pista de esquí indoor

El Ayuntamiento de Barcelona estudia la posibilidad de construir en el Fòrum una pista de esquí cubierta de cara al invierno del próximo año. Una empresa holandesa, líder en este tipo de construcciones en Europa, ha iniciado contactos para poner en marcha el proyecto a finales de este año. Fuentes próximas al consistorio confirmaron que se está estudiando esta posibilidad, aunque hay que concretar la viabilidad de la infraestructura y sus costes energéticos, así como la idoneidad del emplazamiento.

La empresa interesada en construir una pista de esquí indoor en Barcelona es la holandesa Snowworld, implicada en el desarrollo de la estación de esquí cubierta más grande del mundo, en el desierto de Dubai, Ski Dubai. Directivos de la empresa explicaron a La Vanguardia que se está negociado con el Ayuntamiento la construcción de este parque de nieve artificial, un sucedáneo del escaso oro blanco que estará presente en las pistas durante todo el año gracias a un sistema de refrigeración capaz de bajar el termómetro de los cero grados, al margen de la temperatura exterior.

Koos Hendriks es el empresario responsable de la idea, que en las próximas semanas concretará a responsables del Consistorio. "Tenemos todo preparado. Hay planes muy concretos para desarrollar el proyecto y estamos a la espera de que nos den la señal para ponernos de lleno a negociar", declara el empresario holandés. "La sensación es de que hay verdadero entusiasmo en Barcelona", aseguró. La empresa lleva varios años trabajando en la idea y confía en cerrar la negociación con el Ayuntamiento en los próximos meses, para poder iniciar la construcción a finales de este mismo año.

Snowworld cuenta con dos parques de nieve artificial en Holanda que en el 2006 recibieron 2,5 millones de visitantes, en las ciudades de Zoetemeer y Landgraaf. Este último complejo se precia de ser el mayor de Europa y es el modelo para Barcelona, proyecto al que arquitectos de la Snowworld ya han dado forma. Landgraaf ofrece cinco pistas - la mayor, de 520 metros, calificada de roja-, una zona de patinaje, gimnasio, sauna y un hotel.

Lo mejor del proyecto catalán, destacan medios holandeses, serán las vistas al mar porque desde el interior se podrá ver el Mediterráneo, un aliciente más para un negocio en expansión en todo el mundo. La empresa no descarta la presencia de capital español en el proyecto, que debe buena parte de sus ingresos a la hostelería. Sus parques recrean la atmósfera invernal tal como la conocen los holandeses, con restaurantes con comida típica alpina, hoteles con chalets al estilo austriaco y música tirolesa de fondo.

A falta de nieve natural, no son pocos los aficionados que no renuncian a practicar el esquí o a sumergirse en la atmósfera invernal de alta montaña, aunque sea en el interior de una nave y en el exterior las temperaturas puedan incluso llegar a superar los cuarenta grados, como ocurre en los Emiratos Árabes. La misma falta de lluvia que explica el auge del negocio puede ser uno de sus frenos. Hendriks es consciente de que este asunto, que no es un problema en Holanda, puede preocupar a las autoridades catalanas, pero afirma que tienen preparadas "todas las respuestas con planes muy concretos".

Si quieres compartir...