• Actualidad Internacional
  • 17 de Dic, 2007

La industria norteamericana del calzado, contra los aranceles

Los fabricantes y vendedores de calzado intentan eliminar un gravamen a los zapatos impuesto por el gobierno de Estado Undido en la época de la Gran Depresión, una medida que aseguran podría ahorrar a los consumidores estadounidenses cientos de millones de dólares al año y que aumeentaría las ventas de calzado, que se hayan relativamente estancadas. Asociaciones comerciales y sus miembros, como Payless Shoe Source, Nike Inc. y Columbia Sportswear Co., han ejercido presión política sobre los legisladores para lograr que eximan a determinadas categorías de calzados de los aranceles de importación, que pueden llegar a ser del 67.5% por par.

Aunque el asunto parece tener amplio apoyo en el sector, su relativa complejidad y baja prioridad hacen que la aprobación del proyecto de ley no sea algo seguro, afirman muchos defensores de la ley.

Creados en la década de 1930, los aranceles tenían como objetivo proteger la industria manufacturera del país contra los productos importados de bajo costo, pero esa industria ha desaparecido en su mayor parte en los últimos 20 años debido a que la fabricación en otros países se ha vuelto más fácil y barata. De los 2,400 millones de pares de zapatos que se compraron en Estados Unidos en 2006, casi el 99% fue hecho en el exterior, en su mayor parte en China, según la Asociación de Calzado y Vestimenta .

Los aranceles para zapatos en Norteamérica son de los más altos del mundo en comparación con los impuestos del 17% de la Unión Europea, el 10% de Japón y el 6% de Chile, según el Instituto de Política Progresiva, de línea centrista. Incluso los fabricantes nacionales de zapatos que aún se mantienen, representados por la Asociación de Fabricantes de Calzado de Plástico y Goma, y algunas empresas, entre las que se encuentra New Balance, de propiedad privada, que fabrica el 25% de sus productos en EU, apoyan el proyecto de ley.

"Por primera vez en la historia, tenemos una industria del calzado unida", dijo Brad Figel, director global de asuntos gubernamentales de Nike, con sede en Oregon.

El proyecto de ley propuesto no revocará los aranceles por completo, pero eliminaría parte de los 800 millones de dólares que se pagan anualmente al Tesoro de EU, que recogió casi 2,000 millones de dólares en 2006 solamente por aranceles de la importación de zapatos.

Kevin Burke, presidente de la Asociación de Calzado y Vestimenta, dijo a modo de ejemplo que una bota de cuero informal y precio elevado para hombre que se vende a 189.95 dólares incluye un 6.9% de aranceles. Pero un par de zapatos informales de lona para una joven, que se vende a 14.99 dólares, incluye un arancel del 28.8%, o 4.32 dólares.

El sector espera que el proyecto de ley se apruebe para la primavera. La industria del calzado, de 55,000 millones de dólares, apuesta que bajar los costos podría ayudar a incrementar las ventas, aunque muchos aseguraron que es demasiado temprano para saber si eso ocurrirá realmente.

 

Si quieres compartir...