• Actualidad Internacional
  • 13 de Dic, 2007

Lacoste lanza una opa para adquirir Gant

Son dos clásicos de la ropa deportiva y casual desde hace más de medio siglo y pronto podrían ver ligados sus destinos. Lacoste, la marca del cocodrilo, ha fijado su interés en Gant, representante de un estilo de ropa 'tradicional americano', aunque en la actualidad su capital está en manos suecas. El grupo suizo privado Maus Frères, propietario de la enseña del famoso reptil, ha lanzado una oferta por Gant de 5.200 millones de coronas (552 millones de euros), con la que pretende 'comenzar un viaje conjunto' con el fabricante textil del escudo.
Maus Frères, a través de su filial Procastor, ha puesto sobre la mesa 310 coronas por acción de Gant, lo que supone una prima del 31% sobre el precio de cierre previo a la opa. Las acciones de la empresa famosa por sus camisas y polos de rugby subieron tras el anuncio un 34,88% hasta 319 coronas. La respuesta de Gant, controlada por inversores suecos, no se hizo esperar. Aunque en un hecho relevante enviado a la Bolsa de Estocolmo el grupo señalaba que el consejo de administración no haría ningún comentario, su presidente, Lennart Bjoerk, declaró que la oferta está 'muy por debajo del valor de la compañía', según recoge Bloomberg. 'Gant es una empresa fantástica con un enorme desarrollo y potencial. Esa es la razón por la que compramos y por la que no queremos vender', agregó.
Y es que los actuales dueños de la firma (Lennart Bjoerk y su familia, con el 18,08%; Klas Kaell, el 10,03% y Staffan Wittmark, el 9,68%) han comprado títulos desde los años 80 hasta hacerse con el control. Con casi el 38% del capital, pondrán difícil el éxito de la opa, que está condicionado a lograr el 50% del capital. Según las leyes suecas, cualquier accionista con el 10% del capital puede bloquear una fusión forzosa. Maus Frères, controlada por inversores suizos y con unos ingresos anuales de 5.900 millones de francos (3.542 millones de euros), pretende dar a Gant 'apoyo financiero para reforzar la estrategia global de marketing de la marca y acelerar la expansión geográfica, principalmente en EE UU y Japón'.
Ambas enseñas tienen puntos en común: las dos representan un estilo deportivo, desenfadado pero en cierta forma tradicional, y las dos tienen gran presencia internacional, por lo que, según los analistas, sus negocios pueden ser complementarios. El grupo suizo sigue la estela de otras firmas de ropa deportiva en proceso de consolidación, como el interés de Nike por Umbro y la compra por Adidas de Reebok.

Si quieres compartir...