• Opinión
  • 14 de Jun, 2006

Crisis de identidad (por Jaume Ferrer)

Todos los profesionales del sector tenemos claro que la situación actual no ofrece un panorama demasiado alentador. Ahora nos enfrentamos a nuevos desafíos y a las reglas de la nueva competencia, en la que ya no compiten productos ni marcas, sino ofertas comerciales. Y éstas se nutren de la creación de valor, que es la que sustenta la diferenciación. Está claro que en los últimos años, el sector, con sus principales actores a la cabeza, no ha sabido generar las sinergias necesarias para la creación de este valor necesario, y ahora nos vemos abocados a una compleja situación que va más allá del hecho de que el deporte no esté de moda, y que tiene que ver con algo más profundo, y que podría asociarse a una ‘crisis de identidad'. A ello, sin duda, ha contribuido de forma especial la constante división interna y, sobre todo, la falta de mentalidad asociativa que ha presidido nuestro sector. Y lo peor es que no hay la sensación de que esto pueda cambiar a corto o medio plazo, especialmente porque quienes tienen la llave del cambio (marcas líderes, grupos, cadenas, etc...) siguen empeñados en intentar avanzar solos. Cada uno va por libre y por razones difíciles de entender estamos obsesionados en competir sólo entre nosotros y olvidándonos de que ahora la competencia la tenemos en otras ofertas comerciales que cada vez seducen más a nuestros consumidores y principalmente a nuestro ‘target' los jóvenes. Mientras proveedores y detallistas no tengan claro que todos estamos en el mismo barco y lo que hay que hacer es compartir negocio; mientras los profesionales que dirigen en nuestro país las principales marcas y las principales cadenas no valoren la importancia de estar unidos y apoyar a las asociaciones que quieren representarles; mientras los socios de los grupos no se integren activamente en las asociación nacional de detallistas; mientras las centrales de los grupos y sus socios tengan intereses contrapuestos; en definitiva, mientras sigamos empeñados en hacer la 'guerra' por nuestra cuenta, las cosas no van a cambiar y el deporte seguirá sin generar valor... y Decathlon seguirá encontrando en España el mejor terreno abonado en su afán expansionista. Es importante que los profesionales del sector destinen tiempo en fomentar las sinergias, porque es la única manera de competir con otras ofertas comerciales que en los últimos años nos están 'robando' consumidores. Las cosas ya están demasiado complicadas como para que encima perdamos el tiempo -y el dinero- enfrentándonos El barco no se hundirá si empezamos a remar todos al mismo ritmo. Y hacia el mismo lugar. JAUME FERRER

Si quieres compartir...